El Siding de PVC es muy resistente para revestir muros permitiendo una instalación sin mayores complicaciones. Posee una excelente apariencia, rigidez e integridad estructural, garantizando lineas nítidas y de aspecto uniforme.
No se salta, escama ni requiere mantenimiento por agentes externos adversos. No es afectado por humedad ni se desforma. Solo se limpia con agua.